Edificación de la Iglesia

Formar a la nueva generación

Seguimos en nuestra conversación acerca de la formación bíblica con el tema de la importancia de esta formación para la nueva generación de pastores y líderes. 

Para muchos pastores, la idea de capacitar otros líderes es un sueño poco realista. Ya de por sí, es difícil que un pastor encuentre tiempo para su propio estudio bíblico, cuánto más será difícil que tenga tiempo para formar a otros.

Oh, sin duda. Un pastor tiene que hacer malabares con su familia, su trabajo, y sus responsabilidades cpn la iglesia, su propia vida espiritual y descanso. Es fácil leer como pidió Pablo que Timoteo encargara ‘a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros’, pero hacerlo es otra cosa. No solo esto. Pocas iglesias y denominaciones tienen acceso a un seminario, aun si los pastores futuros tienen el dinero para invertir en la matrícula y el tiempo para estudiar. Más, ¿cuál pastor quiere ‘perder’ una persona activa de su iglesia para dejarlo estudiar? Es un desafío grande.

Aparte de estos pastores enfrentando este sueño poco realista, hay otros que quitan la importancia de tal formación bíblica para sus líderes, ¿no? ¿Puede comentar sobre los que enfatizan que es suficiente con tener el llamamiento y la devoción?

Pues, ¿quién puede negar la importancia de estos dos? En el Nuevo Testamento vemos como los doce discípulos y los otros discípulos predicaban el evangelio desde Pentecostés sin tener que aprobar un curso en la homilética. Esto es un papel del Espíritu Santo, ¿no? Además, todos conocemos a pastores y líderes con una fe fuerte sin estudios formales. Tengo la bendición de conocer un evangelista y plantador de iglesias así en el norte del Perú, un siervo muy humilde que carece de una preparación formal. Con razón cuando Pablo le escribió a Timoteo qué cualidades debía tener un líder de la iglesia, nombró el carácter cristiano y la piedad. En la vida de un pastor, y de cualquier cristiano,  el testimonio es lo más importante.

Al mismo tiempo, los discípulos tenían tres años con Jesus, y todavía tenían mucho para aprender como vemos por todo de Hechos. Timoteo pasaba muchos años con Pablo. Apolos tenía un espíritu fervoroso y sabía las escrituras, como lo describe Hechos 18, sin embargo necesitó tiempo con Priscila y Aquila para que le expusiera ‘más exactamente el camino del Señor’. La formación teológica nunca reemplaza el llamamiento y la devoción, pero hay mucha sabiduría en animar que los pastores y líderes futuros para que estudien la Biblia.

Sería el momento perfecto para hablar sobre MOCLAM, ¿no?

Pues, es claro que, hablando como misionero de una organización involucrada en el área de la formación y la educación teológica, sería engañoso fingir otra cosa. Pero puedo dejar este papel a un lado porque lo importante no es que la próxima generación de líderes de la iglesia estudien en MOCLAM, sino que estudien. Punto. No creo que sea una sorpresa para nadie que la pandemia haya resaltado esta necesidad. ¿Cuántos siervos han perdido sus vidas a causa de COVID-19 y sus complicaciones? En algunas denominaciones las pérdidas llegan casi al 10% de los pastores fallecidos ¿no? ¿Quién va a tomar la carga de estas iglesias?

Además, si fingimos que no hubiera una pandemia, tendríamos los desafíos que enfrentan cada iglesia en cada país acerca de la necesidad de formar y capacitar los que van a proclamar el evangelio y predicar la Biblia a la próxima generación con sus desafíos nuevos.

Esto es una declaración grande, pero si me permite objetar con la observación que el mensaje de la Biblia no cambia. 

Ah sí, sería bueno aclarar esto. La Biblia no cambia, por supuesto. Y lo que pide de nosotros es lo mismo. Pero la sociedad sí cambia. Y nuestros pensamientos como una sociedad sobre el mundo. Por ejemplo, podemos imaginar a un pastor que empezó el ministerio en una generación de cristianos preocupados por el dinero entonces cuando piensa en la aplicación del texto bíblico, su perspectiva será mostrar cómo la Biblia desafía estas tendencias. Pues, los años pasan e imaginamos que las próximas generaciones no piensen como sus abuelos, tienen una mentalidad menos enfocada en el dinero. Este pastor sigue predicando la Biblia con fidelidad, pero sus flechas de la aplicación no dan en el blanco, digamos.

Como si fuera la aplicación peruana para una congregación tailandesa, ¿no? 

Exacto. Podemos continuar nuestra escena e imaginar que este pastor también ha invertido en la formación de algunos en su iglesia. Ellos van a estar alerta a estos cambios, especialmente si han aprovechado de la disciplina de estudios formales en la Biblia y de ser discipulado por el pastor. Además, van a poder reconocer el pecado en la mentalidad que la nueva generación. A primera vista, es una generación de cristianos menos obsesivos con el dinero, pero quizás tiene poco interés en las misiones, o algo así.

Aparte de este desafío entre las generaciones,  la constitución de nuestras congregaciones manda que seamos intencionados con la próxima generación de pastores. Más que en el pasado, actualmente vivimos en un país en el que los hermanos y las hermanas en nuestras iglesias – y los visitantes también – tienen un rango de experiencias en cuanto a  educación y trabajo. Estos cambios traen desafíos distintos para los pastores porque ya hay contraargumentos a las repuestas que satisfacían la última generación. Creo que estamos de acuerdo que un futuro pastor necesita ahora de empezar a pensar rigurosamente sobre la Biblia para que pueda aplicar la Biblia con sabiduria y inteligencia en su ministerio futuro.

Y no solo los futuros pastores. La próxima generación necesita líderes de ministerios de varones y mujeres y jóvenes, profesores de la escuelita dominical. Todos necesitan saber cómo usar la Biblia entonces todos pueden aprovechar la formación teológica.

Antes mencionamos que son muchas las dificultades que tiene que enfrentar un pastor para formar a otros, pero creo que esas dificultades son menos graves que las que traería para la iglesia del Perú la falta de una nueva generación bien capacitada. La inversión vale la pena.

En el último artículo del próximo mes, vamos a hablar más sobre algunos opciones para la formación bíblica, especialmente sobre MOCLAM

Puede ver los demás artículos de este entrevista desde estos enlaces:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *