Vida Cristiana

¡Feliz Navidad! ¡Feliz fin del mundo!

Planeta Tierra

Por: Nick Davies

La Navidad es la ocasión en que celebramos la llegada de Dios mismo. Jesucristo, el Hijo eterno, se encarnó para ser nuestro salvador. El niño en el pesebre es el Dios que nos salva del castigo por nuestra rebelión contra él. En Navidad celebramos el mayor regalo de una relación restaurada con él por su gran amor por nosotros. Pero también celebramos el fin del mundo.

No me disculpo por ser dramático e hiperbólico, porque esta es la historia de las Escrituras.

Preparemos la escena. Durante siglos y siglos. Israel estaba atrapado en un ciclo terrible de arriba hacia abajo. Los reyes eran injustos e idólatras. Los sacerdotes de Dios eran blasfemos e ignoraron la Pascua durante siglos. La palabra de Dios se había perdido físicamente durante quién sabe cuánto tiempo. Y al pueblo de Dios no le importaba nada su Dios, viviendo vidas egoístas e injustas. Incluso la destrucción de las 10 tribus del reino del norte en 722 a.C no fue suficiente advertencia. Después de siglos, había llegado la hora del juicio. Así que, en 586 a.C, Dios envió a Babilonia para arrasar Judá, Jerusalén y el templo, reduciendo al rey de Israel a nada más que una mascota real.

Pero Dios es fiel y promete restaurar Israel con un pueblo renovado en una tierra renovada. Y a través de esto, Dios juzgará al mundo. Juicio y restauración a un mundo perdido y manchado por el pecado.

Isaías 49 es un clásico:

Así ha dicho Jehová, Redentor de Israel, el Santo suyo, al menospreciado de alma, al abominado de las naciones, al siervo de los tiranos: Verán reyes, y se levantarán príncipes, y adorarán por Jehová; porque fiel es el Santo de Israel, el cual te escogió. (49:7)

Pero así dice Jehová: Ciertamente el cautivo será rescatado del valiente, y el botín será arrebatado al tirano; y tu pleito yo lo defenderé, y yo salvaré a tus hijos. Y a los que te despojaron haré comer sus propias carnes, y con su sangre serán embriagados como con vino; y conocerá todo hombre que yo Jehová soy Salvador tuyo y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob. (49:25-26)

El remanente del pueblo de Dios se aferró a esta promesa, por lo que no es de extrañar que María y Elizabet se emocionen, María se pone un poco apocalíptica, equiparando la llegada de su bebé al gran cambio prometido por Dios:

Quitó de los tronos a los poderosos, y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes, y a los ricos envió vacíos. Socorrió a Israel su siervo, acordándose de la misericordia de la cual habló a nuestros padres, para con Abraham y su descendencia para siempre. (Lucas 1:52-56)

Y cuando Jesús es presentado en el Templo, Simeón, comprendiendo lo que significa este nacimiento, recuerda Isaías 49 (que vimos antes), el canto de la llegada del siervo a través del cual Dios restaurará y vindicará a Israel. “El rey está aquí. Ahora es el momento de que Dios juzgue y restaure el mundo”.

Ese rey, Jesús, es el niño que celebramos en Navidad. El rey del mundo que juzga y restaura.

Pero este rey era diferente. El juicio y la restauración no comenzaron con un poderoso ejército, sino en la cruz. El rey mismo fue juzgado en nuestro nombre para que pudiéramos ser restaurados como anticipo del juicio final y la restauración cuando venga de nuevo a terminar lo que empezó:

“Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.” (Juan 12:31-32)

¿Qué se siente al celebrar el principio del fin del mundo? “Celebrar” es la palabra adecuada porque el bebé cuyo nacimiento reconocemos, cuya llegada cumple la promesa de juzgarlo y restaurarlo todo, es el mismo bebé cuya muerte y resurrección significa que no tenemos lo que nos merecemos. Es el mismo bebé cuyo regreso como rey resucitado y justo para restaurar todas las cosas es lo que esperamos.

¡Feliz Navidad! ¡Feliz fin del mundo!

Nicolas Davies es misionero de CMS Australia en Perú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *